Guía de supervivencia latina para viajar a Centroamérica: Flores

Guía de supervivencia latina para viajar a Centroamérica: Flores

julio 12, 2018 1 Por garagundi

Flores, un destino que tiene lo suyo, tranquilo y seguro.

Flores es una pequeña isla, turística podría decirse que al 99.9 % es muy segura y sobretodo tranquila.

Llegamos con un día de retraso del plan, en realidad con varios por el desvío a Roatán desde Río dulce.

Sin embargo nuestra reservación en un hostel pequeño y modesto se encontraba ahí, fuimos, hablamos con la dueña y pues nos quedamos un par de días.

La habitación contaba con aire acondicionado, lo cual fue muy importante, el calor en este lugar era verdaderamente sofocante.

Al estar rodeado de un lago, la humedad es muy alta, junto con el calor que hacia aquel día se agradecía.

Hay mucho por disfrutar en Flores, a pesar de ser un sitio de paso, escogidos por muchos turistas para ir a Tikal.

Donde comer en Flores

Nosotros como ya lo he comentado en otra parte de esta guía, nos encontramos con una pareja que al igual que nosotros iba viajando por algunas partes de Guatemala.

Ellos nos dieron algunas recomendaciones de lugares donde podíamos comer, y realmente quedamos muy agradecidos, porque fueron excelentes recomendaciones.

Café arqueológico Yax-ha, un restaurante con comida típica maya, con una deliciosa sazon, disfrutamos de nuestra primera comida en Flores. Los precios muy buenos en general.

comida maya en guatemala, flore

Maracuya, pueden creer que voy a recomendar este lugar, yo que soy un carnívoro de nacimiento, pero a petición de mi novia fuimos dos veces por la noche.

Tiene platos que varían cada noche, ademas de un sin numero de jugos y batidos de sabores exóticos, que valen la pena probar.

cena vegetariana en flores

Al siguiente día después del tikal fuimos a “El Achiote”, un restaurante que vaya que era de otro nivel, el plan de ahorrar ese día lo echamos por la borda.

Mencionando que para desayunar hablamos llevado bocadillos para comer en el parque Tikal.

Los platos no eran muy típicos de la zona, pero un gusto que ya nos hacia falta, comer algo diferente.

La útima noche,en Flores y ya con boletos para volver a Ciudad de Guatemala, comimos en una carreta de comida mexicana. Exquisita, con vista al lago y muy barato.

Tengo que reconocer que los precios de los platos de comida eran a precio de turista, a excepción de la carreta de comida. Pero estábamos de vacaciones y esto es lo que pasa.

Pero en general los precios son muy accesibles, con un presupuesto medio, se puede disfrutar mucho de estos sitios.