Guía de supervivencia latina para viajar a Centroamérica: Río Dulce otra vez

julio 10, 2018 0 Por garagundi

Parada inesperada en Río Dulce

En un articulo del inicio de esta guía, donde comentaba sobre Río Dulce, nunca mencione que volveríamos; esta última  vez sin ganas de quedarnos.

Ya habíamos visto lo que había, a nuestro plan no se ajustaba esta parada, pero un problema en migración en la frontera Honduras-Guatema, arruinó el mismo.

turistas caminado

Así que nos tocó hace noche, desesperados y con un calor abrumador, buscamos un hotel que tuviera acondicionador de aire, porque era inviable no hacerlo.

Lo conseguimos y aunque nos pareció un poco caro, era de noche y no nos quedaba otra. Al siguiente día 9:00 nos subiríamos al autobús hacia Flores, Petén.

No viajamos por la noche por la única razón, de que todo el mundo nos aconsejaba no hacerlo, ya que suelen haber muchos asaltos.

Una vez en camino a Flores, el autobús que nos llevaba, era muy antiguo, sucio y paraba muchas veces a recoger personas.

Es decir, es el típico autobús en el que viaja habitualmente los pobladores de estos sitios, con gente de pie, por ejemplo estuve 2 horas así, por suerte a mi novia no.

Algo muy interesante, al menos para mi, es que en el camino tuvimos un control de frutas, si de frutas, para evitar que se transporte la mosca del mediterráneo.

Curiosa parada, que duro cerca de 30 minutos, con un control algo superficial, luego 4 horas después llegamos a Santa Elena, ciudad muy cercana a la Isla de Flores, donde nos hospedaríamos.

Antes de ir a Flores pagamos las entradas para el Tikal, nuestro verdadero destino en Petén, con un costo que no sobrepasa los 15 dólares al cambio.

Este pago lo puedes realizar también en la entrada al parque, pero como nos habían dicho que lo paguemos en un banco y así lo hicimos.