Río Dulce desde el Castillo de San Felipe de Lara

Guía de supervivencia latina para viajar a Centroamérica: Guatemala – Río Dulce

Río Dulce, un gran lugar para comenzar

De entrada, y luego de unas 6 horas de viaje, llegamos a nuestro primer destino en Guatemala, Río Dulce.

Hostel Tortugal Río Dulce

Un poblado que se encuentra rodeado de agua por donde lo veas, se encuentra en la Laguna de Izabal y la salida al mar caribe.

Una sorprendente explosión de verde, rodeada de una gran masa de agua hasta donde los ojos alcanzan a ver. Desde ahí comenzábamos bien.

Por cierto aquí la compañía de autobuses no tiene ninguna oficina, y esa es otra historia para poder salir de Río dulce que más adelante les contaré.

El principal medio de transporte es el marítimo, tanto así que hay hoteles en los cuales la única forma de acceder es por el medio fluvial.

Y sí, en una lancha nos recogieron los del hotel que habíamos buscado por booking, un gran aliado en el viaje, y por recomendaciones leídas.

El Tortugal, hostel a la altura de las circunstacia

Vista a el Puente de Rio Dulce Guatemala

Este fue el hotel en que nos quedamos en Río Dulce, un lugar con una gran mística, rodeado de mucha vegetación, pero también con vista al río.

La oferta de este hotel incluía una habitación con cama doble, servicio de wifi en el restaurante, kayac y múltiples zonas de libre acceso.

Los dormitorios no tienen televisión, tampoco aire acondicionado, pero al menos en la época que fuimos, no fue algo necesario.

En la tarde/noche que llegamos, cenamos con una luz increíble al estar anocheciendo, luego de todo el viaje estábamos un poco cansados.

comida típica centroamerica

Al siguiente día desayunamos en el hotel nuevamente, el clásico desayuno chapín, compuesto por frijoles, huevos, maduros y como no, tortillas de maíz.

El personal del Hotel es super amable, y te ayuda en lo que puedan, por ejemplo, nosotros queríamos ir caminando al Castillo de San Felipe de Lara y nos dieron las indicaciones.

Castillo San Felipe de Lara

Una construcción de la época colonial, que estaba a 3km aproximadamente del hotel, y como siempre nos recomendaron preguntar por la seguridad.

Claro esta que en Río Dulce, la inseguridad es muy baja, tanto que no sientes esa tensión que puedes llegar a sentir en la capital.

Al final logramos ir caminando a este castillo, nos encanta dar paseos largos, algo que nos fascinó, fue ver a la población común y corriente.

Porque de una u otra forma conoces aunque sea una pequeña parte de la cultura y su forma de vivir.

El Castillo de San Felipe, fue en su época un pequeño fortín en el que los españoles, se cuidaban de quienes ingresaban por Río Dulce desde el mar caribe.

La entrada tiene un costo muy bajo, que vale la pena visitar, ya que ademas del castillo, en su alrededor existe una zona de baño en el Río.

Luego regresamos al Hotel para partir a Livingston, del cual hablaremos en la siguiente parte de esta guía.

Mochilas para viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − nueve =